Nuevo Monitoreo de la Defensoría del Pueblo CABA sobre las listas de precandidatos/as

Monitoreo

La Defensoría del Pueblo de la CABA, junto al resto de las Defensorías que conforman ADPRA, realizará un monitoreo de las listas de precandidaturas y candidaturas a diputados/as y senadores/as nacionales y legisladores/as porteños/as. El monitoreo se basa en tres indicadores: el cumplimiento de la paridad y la alternancia de género, y la cantidad de listas encabezadas por mujeres.

La participación política de las mujeres constituye uno de los objetivos centrales en materia de igualdad entre los géneros y una condición necesaria para el ejercicio pleno de la ciudadanía de aquellas y la realización efectiva de la democracia. En este sentido, la Defensoría del Pueblo monitoreará las listas de precandidaturas y candidaturas a diputados/as nacionales por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y legisladores/as porteños/as, a partir de tres indicadores: el cumplimiento de la paridad, la alternancia de género y la cantidad de listas encabezadas por mujeres. Este último, si bien no es un requisito establecido por el Código Electoral, constituye todo un símbolo en relación con el cambio cultural que busca aumentar la presencia femenina en las cámaras. Lógicamente, cuanta mayor cantidad de estas encabecen listas, mayor será la posibilidad de que efectivamente ingresen a los cargos por los cuales compiten.

Es así que, a nivel nacional, la ley 27.412 de Paridad en Ámbitos de Representación Política (sancionada en 2017) establece que, para poder ser oficializadas, las listas para los cargos de senadores/as nacionales, diputados/as nacionales y parlamentarios/as del Mercosur, deben integrarse ubicando de manera intercalada a mujeres y varones desde el/la primer/a candidato/a titular hasta el/la último/a candidato/a suplente. Actualmente, las senadoras nacionales representan el 38,9% de la Cámara (28 de 72 senadores/as) mientras que las diputadas nacionales el 42.4% (109 de 257 diputados/as).

En cuanto a la Ciudad, se estableció por primera vez la paridad en la conformación de listas para la categoría de miembros/as de la Junta Comunal con la sanción de la Ley de Comunas Nº 1777 en el año 2005. En 2018 con la sanción de la Ley 6.031 Código Electoral de la Ciudad se amplió a la conformación de listas de precandidatos/as y candidatos/as a diputados/as porteños/as. En la actualidad, de los/as 60 diputados/as que conforman la Legislatura Porteña, 27 son mujeres y representan el 45%.

Cabe destacar que la Defensoría realiza este tipo de monitoreos desde el año 2017, constatando un alto nivel de cumplimiento de la paridad y alternancia pero un menor porcentaje de mujeres encabezando listas, aunque superando los observados a nivel nacional (para la categoría de legisladores/as porteños/as en las PASO 2019 el promedio fue del 36% y para miembros/as comunales del 35%, mientras que en las GENERALES 2019 fue del 40% para legisladores/as y del 27% para miembros/as de las Juntas Comunales).

¿Cuál es la situación de la participación política de las mujeres en la Ciudad de Buenos Aires?
La Defensoría elaboró un estudio sobre el equilibrio de género en los ámbitos de toma de decisión del Estado porteño. El relevamiento se realizó en base al Sistema de Indicadores de Género sobre los tres poderes estatales, el cual arrojó que:

  • En el ámbito legislativo, previo a la implementación de ley de la paridad, las mujeres difícilmente superaron de 35% de la Legislatura; mientras que la participación de mujeres en la presidencia de las comisiones ronda el 40%, con antecedentes de paridad en los años 2010 y 2012;
  • A nivel comunal, en las 3 elecciones consecutivas que se realizaron hasta el momento (2011, 2015 y 2019) la proporción de mujeres electas no superó el 46%, y en ninguna de las 3 elecciones las mujeres accedieron a más de 2 presidencias comunales por mandato;
  • En la esfera del Ejecutivo, la Ciudad no cuenta con leyes que establezcan acciones afirmativas para alcanzar la paridad. Aun así, para el año 2020 el porcentaje de mujeres en cargos superiores del Gobierno es de 37,5% con una tendencia creciente superando al año anterior en dos puntos y al 2018 en tres. Asimismo, la proporción de mujeres en cargos superiores se duplicó entre 2008 y 2020 aumentando a un promedio de 3 puntos por año;
  • En el Poder Judicial, para el año 2020, a nivel de las Cámaras Nacionales de Apelaciones la presencia de mujeres alcanza el 29%, siendo la CNA en lo Civil el fuero con mayor presencia femenina y el Criminal el menor con apenas una mujer camarista. Respecto a la jurisdicción que actualmente integra el Poder Judicial de la CABA el panorama es mucho más equilibrado y favorable al género: del Tribunal Superior de Justicia 3 de los 5 Ministros/as son mujeres y la presidencia está a cargo de una de ellas (Inés Weinberg); las magistradas en los fueros Contencioso Administrativo y Tributario y del Penal, Contravencional y de Faltas representan el 47%, muy cercano a la paridad; en el Ministerio Público Fiscal el 61% son defensoras y en el Ministerio Público de la Defensa, el 32% de los/as fiscales son mujeres.

En conclusión, en aquellos ámbitos que cuentan con leyes de paridad son los que presentan los mejores indicadores en representación paritaria, mientras que el poder ejecutivo, resulta uno de los espacios más críticos respecto a la participación de mujeres en puestos de decisión.