Informe Final de observación electoral de la República de Ecuador

La Asociación de Defensoras y Defensores del Pueblo de la República Argentina (ADPRA) envió una Misión de Observación Electoral (MOE) a la República del Ecuador invitada por el Consejo Nacional Electoral de ese país para participar como veedora en las Elecciones Generales del 7 de febrero del 2021, en las cuales se eligieron los cargos de Presidente y Vicepresidente; Asambleístas Nacionales y Provinciales y Parlamentarios Andinos .

Para estos comicios estuvieron convocados a votar 13.099.150, de los cuales el 3,14% (410.239 electores) correspondieron a ecuatorianos residentes en el exterior, distribuidos en 40 países. Este porcentaje permitió inferir que, en una contienda electoral competitiva, el electorado extranjero podría llegar a definir al ganador, sea en primera vuelta o en un balotaje.

Junto a funcionarios de la Defensoría del Pueblo de Ecuador, la misión diseñó un circuito de observación electoral basado en una diversidad de variables para garantizar un resultado que sea representativo de distintas realidades de Quito. Así, el recorrido incluyó la visita a distintos centros de votación, que variaban tanto en su tamaño, en la distancia del centro cívico y comercial, en la composición demográfica y socioeconómica de su población, como en la posibilidad de que emerjan situaciones conflictivas.

Como recomendaciones para que el Consejo Nacional Electoral implemente en el desarrollo de la segunda vuelta electoral del 11 de abril, se destacan:

• Contemplar la presencia de autoridades (fuerzas de seguridad, delegados del CNE, autoridades civiles) fuera de los recintos para organizar el ingreso de electores a los establecimientos, a modo de no generar aglomeraciones y de guiar a quienes concurren para votar, considerando la necesidad de implementar una fila de ingreso prioritaria para personas con movilidad reducida (Personas mayores, personas gestantes, personas con discapacidades).

• Considerar la posibilidad de establecer postas sanitarias a disposición de las y los electores para garantizar una correcta y continua higienización de las personas.

• Elaborar campaña de difusión y/o capacitaciones para que el electorado pueda identificar claramente la diferencia de las urnas en el cuarto oscuro.

• Capacitar a las y los miembros de las Juntas Receptoras de Voto para armar de manera correcta el cuarto de votación, de manera tal de poder garantizar la secrecía del voto para todas y todos los electores.

• Contemplar la posibilidad de traducir folletería en otros idiomas oficiales para las relaciones interculturales como son el kichwa y el shuar, lengua nativa de poblaciones originarias que viven en ecuador.